-->

jueves, 22 de mayo de 2014




La Quinta Teresa

Después de muchos años de ruegos, acciones populares y cientos de reuniones para definir su suerte, por fin uno de los lugares patrimoniales más emblemáticos de la ciudad será rescatado del abandono y restaurado para su aprovechamiento.

Se trata de la Quinta Teresa, esa casona de más de 120 años ubicada en la avenida cuarta entre calles 15 y 16, que parecía estar destinada al olvido y a la destrucción, pues pasaron años sin que nadie prestara la más mínima atención a este deprimido espacio propiedad de Cristian Andressen, quien adquirió los terrenos en 1887, y quien bautizó la elegante casona con el nombre de su esposa, Teresa Briceño.
Los cucuteños fueron testigos de cómo el paso de los años trajo consigo el deterioro de esta bella construcción, que finalmente ve la luz gracias a los aportes del ministerio de Cultura y de la Gobernación, quienes pondrán los recursos para su restauración.
Entre enero y agosto de este año se invertirán cerca de 2.500 millones de pesos que deberán dejarla en perfectas condiciones para que, con un nuevo y renovado aire, abra sus puertas para servir a la sociedad cucuteña como un centro cultural.
El área de intervención es de 1.042 metros cuadrados incluyendo zonas verdes, pasos peatonales y zonas de parqueo. Ya incluso se observan las primeras obras en el sitio.
Esta restauración, hecha realidad después de muchas promesas incumplidas que generaron un escepticismo generalizado en la sociedad, es un gran aporte a la ciudad, que necesita a como dé lugar este tipo de espacios para incentivar la cultura, el arte y para rendir testimonio ante las futuras generaciones de la importancia de conservar este tipo de edificaciones que reflejan las trasformaciones de las épocas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada